CONTROL DE ALCOHOLEMIA: CONOCE TUS DERECHOS

Recientemente, nos ha llegado al despacho un cliente que tuvo que afrontar un control positivo de alcoholemia; en este caso, dado lo alto de la tasa de alcohol, se ha remitido su infracción a la vía penal.

Es un delito contra la seguridad vial, el dar una tasa de nivel e alcohol que supere los 0.6 gramos por litro de aire respirado o  1.2 gramos por litro en sangre; en estos casos, nuestro código penal (art.379) y nuestra Ley de Enjuiciamiento Criminal (art.795.2), enmarcan dicha infracción dentro de los denominados “juicios rápidos”.

Cuando nos paran en un control policial preventivo de alcoholemía, tenemos derecho a que se nos realicen dos pruebas de aire expirado, con un intervalo mínimo entre prueba y prueba de 10 minutos; esto es OBLIGATORIO y tiene que constar en el informe de la policía ya que en caso contrario, se podría solicitar la nulidad de dicha prueba de alcoholemia y salir plenamente absueltos del delito.

Si no estamos conformes con el grado de alcohol expirado que consta en los etilómetros, podremos pedir que se nos realice la mediación mediante un análisis de sangre ( es nuestro derecho y podemos exigirlo tras las pruebas de aire expirado); ahora bien, si el resultado del análisis es positivo en alcohol, tendremos que correr con los gastos que el análisis conlleve y, si es favorable a nosotros, los gastos los sufragará la administración.

Los etilómetros con más de un año de funcionamiento, suelen tener un margen de error permitido del 7,5%; por tanto es dato importante a tener en cuenta para valorar nuestras acciones de defensa.

Conducir bajo los efectos del alcohol, puede dar lugar a dos tipos de sanciones: administrativas (multa económica y retirada de puntos o carné) y penales ( penas de prisión conmutables por beneficios sociales). Estamos ante la vía penal cuando la tasa de alcohol en aire expirado supera los 0.6 miligramos por litro.

La negativa a realizar la prueba de alcohol, está penada como delito de desobediencia grave del art. 383 del Código penal.

Debemos recordar que la sanción penal es indiferente de si ha existido accidente o no, ya que el art. 379 Código Penal contempla un delito de riesgo y no de hecho producido (resultado); sin embargo, cada vez son más las sentencias en las que se considera necesario que se haya producido una efectiva situación de peligro, independientemente de la tasa de alcohol, para que de lugar a un delito penal.

Si nos sancionan con carácter penal, el conductor puede llegar encontrarse con una pena de prisión de 3 a 6 meses o a la multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficios de la comunidad de 31 a 90 días, todo ello sumado a la privación del derecho a conducir de 1  hasta 4 años.

Este delito se puede sumar a otros de homicidio imprudente, lesiones, etc. con lo que las penas de prisión y las sanciones económicas pueden aumentarse considerablemente.

En la práctica mayoría de los casos de alcoholemía que van a la vía penal, los abogados llegamos antes del juicio a acuerdos con el Fiscal, para rebajar la posible pena y que no tengamos que enfrentarnos a un procedimiento que puede ser muy perjudicial para nuestro cliente.

Nuestros elementos de prueba para poder producir la absolución del cliente son, que tanto los alcoholímetros como los etilómetros, cuenten con la correspondiente autorización administrativa y que efectivamente esos datos constan en el atestado que la policía remite al juez y, por otro lado, tenemos la prueba de que un perito calcule exactamente, en función del resultado de las pruebas de alcohol realizadas por la policía, el grado de alcohol en sangre en el momento de la conducción ( curva de Widmark); el alcohol llega a un punto donde en que se estabiliza y a partir de ese momento, empieza a bajar, por tanto, si la segunda prueba nos da un resultado mayor a la primera, será prácticamente imposible determinar con exactitud el grado de alcohol en el momento de la conducción y, por tanto, podremos aferrarnos, en un intento desesperado de lograr la duda en el juzgador, a esta prueba para que, en base a esa duda, absuelvan a nuestro cliente.

En cualquier caso, y no pararemos de reiterarlo, no hay mayor precaución que el tener cero tolerancia al alcohol mientras conducimos, ES MUCHO LO QUE PODEMOS PERDER.

Te asesoramos en tus problemas penales y juicios de faltas… consúltanos…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Civil, Penal, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s